Los cambios tecnológicos que vive el mundo del siglo XXI están dejando una sociedad donde la transformación es total. Cada sector hacia el que miremos ha incorporado nuevas tecnologías. Desde el sector primario hasta el de servicios. Todos han incorporado diferentes niveles de nuevas tecnologías que obtienen datos, los interpretan y ayudan a tomar decisiones.

En el sector agrario, los drones ayudan a detectar plagas y a minimizar el impacto de los fitosanitarios que las controlan; en el sector servicios, cada día más digitalizados, los consumidores recibimos ofertas, productos y nuevos servicios basados en nuestro comportamiento en redes, en la elección de la televisión, o en el tipo de viaje que hemos elegido.

¿Y en la industria? La industria es el sector que más ha incorporado las nuevas tecnologías y el que más sujeto está a la carencia de profesionales que las gestionen, desarrollen o implementen. Y el sector del automóvil no es ajeno a esta tendencia.

La nueva movilidad que poco a poco se está instalando en el mundo -recordemos por enésima vez: vehículos eléctricos, conectados y autónomos- implica, en algunos casos, la desaparición de ciertos puestos de trabajo, la reducción de la fuerza de trabajo en determinadas áreas, pero la necesidad de puestos de alto valor añadido, muy especializados y tecnológicos. Hay trabajo, pero para los más cualificados y los mejor preparados.

Y en este ambiente destacan los empleos relacionados con la Inteligencia Artificial y la Robótica.

Tal es la demanda de especialistas y técnicos de estas áreas que la propia Alemania ha lanzado su propia alerta ante la ausencia de estos perfiles. En Alemania es tan importante esta falta de mano de obra extracualificada que temen que se pierdan empresas porque no pueden atender pedidos. Recientemente se ha aprobado una serie de medidas que facilita el acceso a Alemania a extracomunitarios.

En el sector de automoción, donde el peso de la electrónica, el software va a ir en aumento, esta carencia de técnicos cualificados también empieza a darse. Y un apunte adicional, la escasez de estos profesionales implica un crecimiento de sus salarios.

La frase es “no hay gente para trabajar”.

Por no hablar de las condiciones en las que los nuevos profesionales y los nuevos técnicos quieren trabajar: flexibilidad, tiempo libre, …. Salario emocional.

Para que podamos prever qué puestos de trabajo van a escasear y sus salarios se van a disparar contamos con un reciente informe realizado por la red social LinkedIn.

Con los datos de millones de usuarios y de ofertas de trabajo esta plataforma ha determinado que un Especialista en Inteligencia Artificial (122.000 euros / año) y un Científico de datos (128.000 euros/año) serán los profesionales más demandados y con mayor salario.

Le siguen todas las disciplinas relacionadas con ciberseguridad (92.502 euros/ años), ingeniero de datos (89.000 euros /año) o ingeniero de fiabilidad de la web (116.000 euros/año).

Las noticias sobre la pérdida de empleo en el sector, por tanto, tienen que matizarse.

No vamos a poner paños calientes a una realidad que está ahí. Se producen menos coches y su electrificación requiere menos componentes. Pero los vehículos que surjan estarán puestos en el mercado por profesionales muy cualificados y muy bien remunerados.

X
X