Vivimos un momento de grandes innovaciones tecnológicas y los coches del futuro ya están cerca de ser los del presente. Parece que los vehículos que solo veíamos en algunas películas o series de ciencia ficción muy pronto van a formar parte de nosotros.

Y es que se espera que, entre los años 2020 y 2030, estos coches inteligentes ya sean una realidad al alcance de los usuarios, por lo que conocer sus tecnologías y características, basadas en los llamados Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS), va a ser una prioridad.

Los coches del futuro están siendo diseñados con tecnologías disruptivas como la Inteligencia Artificial (IA), el Internet de las Cosas (IoT), el 5G, el Big Data y el Edge Computing (nube de altas prestaciones). Éstas, entre otras, dan lugar a los Sistemas Inteligentes de Transporte, que son capaces de convertir los vehículos en coches inteligentes.

Los Sistemas Inteligentes de Transporte aportan niveles de automatización e hiperconectividad que permiten a los coches incluso transitar de manera autónoma. Es decir, sin conducción humana.

Como muestra de ello, el prototipo que Rolls-Royce 103EX disseñó hace unos años sin asientos delanteros ni volante. Un vehículo que ha sido mejorado y que tiene incorporada una inteligencia artificial llamada Eleanor, que funciona como asistente virtual de conducción.

Lo mismo ocurre con el prototipo que recientemente ha lanzado Mercedes-Benz, el VISION AVTR, que integra un diseño con materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, como una tecnología de batería orgánica fabricada con grafeno y con elementos reciclables.

Los distintos subcampos de la Inteligencia Artificial son parte fundamental de los coches del futuro, desde el Natural Language Processing (NLP), para la interacción con los asistentes virtuales de conducción, hasta la Computer Vision, que le permite al vehículo identificar los objetos que tiene alrededor (otros vehículos, personas, señales de tránsito, etc.).

Por otro lado, el IoT le aporta a los coches del futuro una hiperconectividad digital sin precedentes. Esta tecnología, a través de múltiples sensores, cámaras y medidores, permite que el vehículo se pueda conectar y comunicar con muchos otros dispositivos relacionados con el tráfico y la circulación (otros vehículos, con semáforos inteligentes, con calles inteligentes, etc.).

Adicionalmente, existen tecnologías como el LiDAR (Light Detection and Ranging); un sistema basado en sensores láser que, colocados en la parte superior de los coches, realiza un escaneo 360° del entorno físico. Esto permite que el vehículo realice un mapeo tridimensional del lugar donde se encuentra y de los objetos que lo rodean.

Aunque todas estas tecnologías ya han sido implementadas desde hace algunos años, se espera que los coches del futuro utilicen nuevas versiones mejoradas, mucho más potentes y económicas.

Si quieres conocer las principales características de los coches del futuro, ¡toma buena nota! :

– Cero emisiones. Todos los coches del futuro van a ser 0 emisiones, ya funcionen mediante motores eléctricos o con sistemas de hidrógeno.

– Mayor espacio. Al no poseer los grandes mecanismos de combustión interna, los coches del futuro van a destinar todo ese espacio libre al diseño interior, para mayor comodidad de los pasajeros.

– Máxima seguridad. Los Sistemas Inteligentes de Transporte van a dotar a los coches del futuro de capacidades como las siguientes:

  • Mantener distancias seguras con otros objetos mientras están en movimiento.
  • Frenar automáticamente.
  • Aparcar de manera autónoma.
  • Conducción delegada. Hasta ahora, los vehículos más avanzados llegan hasta el nivel 4 de autonomía, pero se espera que entre este 2020 y el 2030 se alcance el nivel 5.
  • Como decimos, van a poder intercambiar información con múltiples dispositivos. Por ejemplo, marcas como BMW, Ford, Honda y Volkswagen están testando sistemas para que los vehículos se comuniquen con los semáforos y tecnologías relacionadas con las comunicaciones Vehicle to Vehicle (V2V) y Vehicle to Infrastructure (V2I).

Además, las grandes marcas tradicionales no son las únicas que están desarrollando estos coches, sino que también lo están haciendo algunas más jóvenes como Tesla e incluso marcas que no estaban relacionadas con la producción de vehículos, como Google (Waymo), Uber y Apple. Esto significa que, pronto, muy pronto, vamos a ver coches y mecanismos realmente innovadores, sorprendentes y fascinantes.

X
X