La comisión europea se ha planteado que la Unión Europea sea un territorio neutro en emisiones contaminantes. Y para ello ha presentado un ambicioso Pacto Verde, cuya consecuencia más directa para el sector del automóvil es que no se comercializarán más coches gasolina ni diésel desde 2035. Esto incluye los coches híbridos y de gas. Es decir, una decisión estratégica que potencia el vehículo eléctrico y que obligará a que todo fabricante que desempeñe su actividad comercial dentro del mercado europeo, solo podrá comercializar coches eléctricos por baterías y coches eléctricos alimentados por hidrógeno.

Para solucionar el problema del abastecimiento energético de los vehículos -uno de los grandes inconvenientes a día de hoy para la adquisición de un eléctrico-, la propuesta del legislativo europeo es colocar un punto de recarga eléctrica fijo cada 60 kilómetros en la red transeuropea de transporte (TEN-T) y cada 150 kilómetros para el repostaje de hidrógeno.

Para que, efectivamente, esta transición hacia una Unión Europea sea más verde, este Pacto incluye la promoción de las energías verdes, de tal modo que supongan el 40% del consumo energético en 2030.

Y esto cómo afecta al sector del automóvil valenciano:

Los proveedores de componentes valencianos sabemos de la necesidad de un cambio en la estrategia de producción de bienes y que es necesaria una progresiva descarbonización. Conocemos dicha necesidad y trabajamos para que las empresas adapten sus productos a la nueva situación.

Sin embargo, queremos señalar la necesidad de trasladar, desde todas las instancias, un mensaje de tranquilidad hacia los consumidores y de posibilidad de cambio de vehículo. Hasta 2035, es posible el cambio de coche en función de las necesidades actuales.

Por otro lado, desde el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana, queremos señalar la necesidad de que este plan también incluya un apoyo a las empresas hacia su transformación y la necesaria inversión especialmente en infraestructuras.

No obstante, desde AVIA consideramos que esta transformación supone una oportunidad para el sector.

En una situación de cambio absoluto, donde el vehículo va a convertirse en un dispositivo tecnológico con ruedas, el talento y los equipos altamente cualificados tienen mucho que aportar. Y afortunadamente, se trata de una oportunidad que las empresas valencianas pueden aprovechar porque cuentan con dicho talento.

X
X