El número de empresas de automoción que ha presentado ERTE asciende a 52 compañías y afecta a 17.300 empleados, el 61% del total del empleo generado por las empresas de AVIA.

Estas son las cifras que ha conseguido recabar AVIA entre los asociados en una encuesta que se envió el pasado 8 de abril y cuyos datos se han confirmado en estos días.

Actualmente AVIA está formada por 117 empresas, 100 de las cuales son industriales y el resto socios tecnológicos y colaboradores. Según los últimos datos recopilados por AVIA en 2018, las empresas industriales facturaron de manera agrupada 11.400 millones de euros y ofrecían trabajo a 28.300 personas.

El 67% de los ERTEs se han presentado con el argumento de Fuerza Mayor y la gran mayoría de las empresas son aquellas con mayor dependencia de los OEM, es decir ,de los fabricantes de vehículos, y que reciben el nombre de Tier 1.

Por el contrario, las empresas proveedoras de segundo o tercer nivel -Tier 2 o Tier 3- se han visto menos afectadas por los ERTE ya que están más diversificadas en sectores, mercados y clientes.

En el caso de las ingenierías, también asociadas a AVIA, mantienen su carga de trabajo ya que, en la mayoría de los casos, trabajan por proyectos que siguen en proceso de ejecución y se pueden desarrollar en modo de teletrabajo.

La cadena de valor en el sector de automoción:

La cadena de valor del sector de automoción se compone de la cadena de valor principal, compuesta por el fabricante de coches denominados OEM -Fabricante de Equipamiento Original, en sus siglas en inglés-, y los proveedores, que se clasifican en función de su relación con el fabricante.

Así, los Tier 1 fabrican y secuencia módulos, piezas como asientos, suspensiones o salpicaderos, que envía fabricante para ensamblarlo en el coche.

Tras ellos se encuentran los Tier 2 que fabrican componentes como aireadores, o fundas para los asientes y que envían al proveedor Tier 1 para la confección de sus módulos.

Al final de esta cadena encontramos al proveedor de Nivel 3 o Tier 3 que suministra materias primas, o procesos de tratamientos para modificar propiedades de las piezas. En esta cadena, también se integran quienes, sin producir, añaden alguna operación de valor añadido o secuenciación.

El sector también está formado por ingenierías que desarrollan proyectos para cualquiera de los niveles de aprovisionamiento y empresas de logística que aseguran que cada pieza llega a su destino.

Para la presidenta de AVIA, Mónica Alegre “estas cifras demuestran la importancia que tiene el sector del automóvil en la economía valenciana, la capacidad de generar empleo y riqueza que tenemos y como, una parada en nuestra actividad, afecta a numerosas familias”.

X
X