El Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana manifiesta su preocupación por la situación de peligro y de crisis sanitaria que está viviendo España y el conjunto del planeta. Y está alineado con las medidas de prevención que ha indicado la OMS, tanto a nivel personal, como en los centros de producción.  Desde la asociación valenciana se quiere transmitir el pésame a los familiares de las víctimas del Covid-19 y un mensaje de apoyo tanto a los familiares de los fallecidos, como a las personas convalecientes. Además de un ofrecer sus ánimos al conjunto de la sociedad en la certeza de que esta crisis la superaremos todos unidos.

En este sentido, el apoyo del Clúster no es solo nominal, sino que varias empresas del sector de automoción están trabajando en diferentes proyectos de ayuda a la fabricación de material sanitario.

Desde aquellas empresas que han puesto a disposición de los hospitales sus impresoras 3D, hasta aquellas que ofrecen sus líneas de producción completas para la fabricación de respiradores. La versatilidad del sector se ha puesto al servicio del sector sanitario.

No obstante, el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana valora de manera negativa la aprobación del Real Decreto Ley 10/2020 en la forma en la que se ha resuelto y que ha impedido a las empresas realizar una parada programada y prevenida.

Hasta el momento, numerosas empresas del sector mantenían parte de sus líneas de producción operativas, dado que, en el resto de Europa y en el resto del mundo, la actividad productiva no se ha detenido totalmente. Dichas empresas del sector, siguiendo escrupulosamente las medidas de seguridad, mantenían la producción para clientes internacionales.

Dada la idiosincrasia del sector del automóvil, especialmente globalizado, una parada radical de las líneas de producción en España y un incumplimiento de los contratos y de la entrega de piezas y material hacia un cliente en tiempo y forma -sean cuales sean las circunstancias- implica una penalización que puede poner en peligro esos contratos, cuantiosas penalizaciones económicas e incluso nuevos proyectos.

Esta situación implicaría, para las empresas valencianas, echar al traste en quince días todo el trabajo realizado en los últimos 15 años para su internacionalización. Y de ahí la pérdida definitiva de empleos en la Comunitat Valenciana, ya que es improbable la recuperación de estos mercados en el corto plazo.

AVIA demanda una revisión del Real Decreto Ley 10/2020 de tal manera que se permitan unas “ventanas” productivas. Es decir, el mantenimiento de las líneas de producción imprescindibles para poder atender los pedidos internacionales y que serán el punto de apoyo sobre el que las compañías valencianas podrán volver a crecer, tras la superación de la crisis.

Estas líneas productivas cumplirán, como hasta ahora se ha hecho, con todas las medidas de seguridad requeridas por las autoridades sanitarias.

Desde AVIA se reclama que se permita a las empresas del sector trabajar en “ventanas horarias” para poder satisfacer los compromisos adquiridos con clientes de todo el mundo y que serán la palanca que permita la recuperación económica, una vez, superada la crisis del Coronavirus.

Igualmente, desde el Clúster de Automoción se lamenta que la aprobación del Real Decreto Ley 10/2020 se haya tomado durante un día no laborable y sin tiempo suficiente para que las empresas pudieran resolver sus compromisos internacionales, y apela al Gobierno a que revise esta situación en aras de preservar las empresas que son las que, finalmente, podrán recuperar el empleo y dar riqueza a la Comunitat Autónoma.

Por otro lado, AVIA lamenta que se cargue sobre las empresas la responsabilidad del mantenimiento de las rentas familiares, en un momento en el que las compañías no pueden trabajar. En este sentido la patronal de automoción apela a que se considere la posibilidad de apoyos tributarios que aligeren la carga que puede suponer hacer frente a los salarios de 15 días sin producción.

En definitiva, AVIA considera que no se puede demonizar al sector empresarial, y en su caso al de automoción, que es el que genera el empleo y la riqueza tanto en la Comunitat Valenciana como el conjunto del estado español.

Cabe recordar que las empresas reunidas en AVIA, 117 actualmente, facturan de manera agrupada más de 13.400 millones de euros, lo que supone el 12,9% del PIB regional. Y en total generan cerca de 27.000 empleos directos. Según los datos analizados por AVIA para su plan estratégico, esta cifra supone el 10,3% del empleo de la Comunitat Valenciana.

X
X