Los jóvenes de ahora prefieren un Smartphone de última generación, antes que comprar un vehículo. Prefieren hacer un viaje que sacarse el carné de conducir. Prefieren compartir coche. ¿Cómo afecta al sector?

¿Repasamos algún aspecto de lo que significa movilidad compartida?

Los fabricantes de vehículos ya están preparándose para una nueva forma de consumo del automóvil: el pago por uso. Entender este cambio de paradigma es fundamental para la supervivencia del sector y ya hay fabricantes que lo están desarrollando y nuevas marcas que están explotando este modelo de negocio.

Según Christoph Hartung, responsable de movilidad para Volkswagen, “la tendencia a lo compartido es el futuro”, tal y como expresó en una entrevista para el diario El Mundo.

La firma a la que representa ha puesto en marcha el proyecto We Share: ofrece coches compartidos, por ahora, solo en la ciudad de Berlín con modelos eléctricos. Su llegada a España no se prevé hasta 2020.

Recientemente, un artículo publicado en el periódico digital The Atlantic apuntaba a que los jóvenes prefieren antes invertir en un Smartphone, antes que un vehículo, dado que a través de este dispositivo les permite encontrar la privacidad en su propia habitación y no tienen necesidad de un vehículo.

El reciente informe de la consultora Roland Berger analiza la tendencia de los vehículos compartidos -en gran medida eléctricos- y que suponen una oportunidad de negocio para los fabricantes.

(Pueden encontrar un análisis completo del informe en el blog Movilidad Conectada)

Este nuevo uso de los vehículos, implica una mejora de los interiores que permite obtener una experiencia satisfactoria del viaje. Requiere que los fabricantes de interiores ofrezcan nuevas prestaciones.

Según el informe de Roland Berger, la reducción en la demanda de vehículo para uso unitario será paulatina. Se estima que en 2025 el 96% de los coches sean de propiedad individual, y solo el 4% se destine a compartir. Al mismo tiempo, el número de usuarios de movilidad bajo demanda crecerá, entre 2020 y 2025 hasta alcanzar los 57 millones de usuarios.

De ahí que sea tan importante que los fabricante de vehículos se posicionen en el mercado de la movilidad compartida. Es necesario que el nuevo diseño de los vehículos esté pensado en la experiencia del viaje y del viajero, más allá del conductor. Debe pensarse en las necesidades de un usuario que viaja, y no en un mero conductor. Esto es toda una oportunidad para fabricantes de módulos de interior y para todos los sistemas de confort y conectividad que requiere un usuario actual de un sistema de transporte.

X
X