El Taskforce es un grupo de empleados altamente cualificados que apoyarán a otras plantas internacionales del grupo en actividades complejas en la conformación en frío de prensas de forma estandarizada. El 17 de junio la planta de Valencia celebró los resultados exitosos y evaluó el desempeño de cinco de los empleados que están siendo entrenados en un programa de formación técnico. Cada empleado destina, al menos cuatro horas a la semana de su tiempo personal, durante seis meses para ahondar en el proceso. Durante ese tiempo profundizan en los requisitos de calidad, de operación de máquinas, del manejo autónomo y reciben formación en inglés técnica. Todo ello con el objetivo de  mejorar sus habilidades de comunicación y permitir el intercambio de experiencias y mejores prácticas con colegas de otras operaciones.

El evento fue presentado en el nuevo Centro de Formación y presentado por la Gerencia y el Dirección de Ingeniería.

La única planta del grupo KAMAX en España está ubicada en Museros. Es la planta más pequeña con algo más de 250 trabajadores. Sin embargo, cuenta con mayor nivel de experiencia gracias a la baja rotación de los empleados. KAMAX por el contrario, encuentra dificultades en otros países donde está creciendo o donde carecen de la experiencia óptima a consecuencia de un alto nivel de empleo. Para aportar un elemento diferenciador, el Equipo de Museros decidió ofrecer su experiencia a otras plantas del grupo en sus próximas puestas en marcha o en momentos donde se atraviesen dificultades por baja cualificación o falta de experiencia.

Este programa comenzó a finales de 2016 mediante pruebas un Centro de Evaluación (Assessment Center) donde participaron 13 operarios que voluntariamente se inscribieron. Las pruebas de evaluación contaron con una parrilla de pruebas mecánicas, test cognitivos, cuestionarios de personalidad, entrevistas y avales de sus respectivos supervisores. Evaluando aspectos como la capacidad de aprendizaje, destrezas, personalidad, la motivación y orientación al logro. Las decisiones en este “Assessment” fueron consensuadas con los directores de ingeniería, producción y RRHH, apoyados por una consultora internacional.

Tras la preselección entre trabajadores, los mejores candidatos se comprometieron a participar en el programa mediante la firma de un Acuerdo de Movilidad Internacional, previo al inicio del programa formativo fuera de horario laboral. Este programa ha incrementado el entendimiento del proceso, la optimización de las operaciones en puestas en marcha, cambios rápidos de componentes (SMED), gestión de matricería y herramientas de Calidad Total y de Lean Manufacturing, incluyendo entre otras el análisis de causa-raíz, Pareto, 5 por qué, metodología 8D, manejo de SPC (control estadístico) y manejo de Brankamps (sistemas de monitorización de procesos para producir con precisión) así como mantenimiento predictivo y correctivo de la maquinaria estándar del grupo. Cada empleado recibe por ejemplo dos horas de formación intensiva en inglés relacionada con conversaciones de su trabajo diario, además del vocabulario básico para manejarse en inglés (técnico y básico).

En este sentido, uno de los operarios que ya hablaba inglés se encargó de crear un manual en español e inglés con la terminología técnica más frecuente. Éste y el líder del grupo ya fueron a EE.UU previamente para conocer más y entender en qué consistiría el trabajo de la Taskforce.

En la primera tanda han sido promocionados cinco operarios expertos que han superado con éxito el programa de formación. Cuando una planta del grupo lo requiera, irán a apoyar durante un tiempo previamente concertado. Adicionalmente, tres empleados continuarán con la formación en operaciones y seguirán con un programa que se adecúe a sus necesidades como parte del plan del Taskforce 2 o segunda tanda.

X
X